Inflamación debajo del pecho

Artritis reumatoide

La costocondritis es una inflamación dolorosa del cartílago que une las costillas al esternón. Es una de las causas más frecuentes de dolor torácico en niños y adolescentes, y es más frecuente en las chicas que en los chicos.

La costocondritis suele desaparecer por sí sola, sin tratamiento, en unos pocos días. A veces, dura más, de varias semanas a meses. Si te preocupa un dolor que no desaparece, habla con tu médico.

Mientras tanto, es probable que el médico te recomiende darle a tu hijo analgésicos de venta sin receta médica, como ibuprofeno o naproxeno, para aliviar los síntomas. Aplicar una compresa caliente o una almohadilla térmica (a baja temperatura) sobre la zona dolorida también puede aliviar un poco el dolor.

No siempre está clara la causa de la costocondritis, por lo que no se puede prevenir por completo. Pero muchos casos están provocados por levantar objetos pesados, como llevar una mochila demasiado llena, sobre todo en un hombro, como hacen muchos niños. Por lo tanto, si su hijo tiene que cargar con muchos libros, cómprele una mochila de apoyo que reparta el peso uniformemente sobre ambos hombros y asegúrese de que la lleva sobre ambos hombros.

¿Qué es el bulto que tengo debajo del pecho?

Un bulto entre la caja torácica por encima del estómago suele deberse a una afección denominada hernia epigástrica. El epigastrio es una parte de la cavidad abdominal que se encuentra justo debajo de la caja torácica. En este caso, puede aparecer un bulto justo debajo del esternón.

¿Cómo se llama la hinchazón del pecho?

La costocondritis es una inflamación del cartílago que une una costilla al esternón. El dolor causado por la costocondritis puede parecerse al de un infarto de miocardio u otras afecciones cardiacas.

LEER MÁS  Ortodoncia estetica

¿Cuál es la causa del bulto bajo el esternón?

Una hernia epigástrica suele provocar un bulto en la zona situada debajo del esternón y encima del ombligo. Este bulto está causado por una masa de grasa que ha empujado a través de la hernia. La zona elevada puede ser visible todo el tiempo o sólo al toser, estornudar o reír.

Costocondritis

En la mayoría de los casos, un bulto abdominal puede ser un crecimiento inocuo que puede desaparecer por sí solo o con un tratamiento suave. Sin embargo, a veces puede ser señal de una afección subyacente grave.

El problema subyacente más común que puede provocar la aparición de una masa abdominal es una hernia. Una hernia se produce cuando parte de un órgano, o tejido graso, se comprime en una zona en la que no debería estar.

Todos los órganos de la cavidad abdominal están rodeados de tejido conjuntivo y músculo para formar la pared abdominal. Si hay un punto débil -una fascia- en esta pared, la parte del órgano más cercana a ella puede colarse a través de esta abertura recién formada para entrar en la cavidad contigua.

Cuando la pared abdominal en esta zona se debilita, el tejido graso empuja a través del punto débil y forma un bulto. El único síntoma, si lo hay, de este tipo de afección es la sensibilidad y un ligero dolor en el bulto, ya que el tejido adiposo es pinzado por los músculos de la pared abdominal.

La presión en el abdomen también puede aumentar debido al estreñimiento, la diarrea, la tos persistente o los estornudos. Otras razones por las que los músculos abdominales pueden debilitarse son la mala alimentación, la obesidad, el tabaquismo y la edad avanzada.

LEER MÁS  Alas de murcielago brazos

Dolor en la pared torácica

La pared torácica protege el corazón, el hígado, los pulmones y otros órganos vitales. La pared está formada por las costillas, el esternón y cartílagos. Juntas forman una cavidad protectora dentro del abdomen.

La pared torácica puede infectarse por bacterias o virus. En raras ocasiones, también pueden producirse infecciones fúngicas. Las infecciones de la pared torácica suelen provocar inflamación y dolor en la zona afectada.

El síntoma más común relacionado con una infección de la pared torácica es el dolor torácico. Suele deberse a la inflamación causada por la infección y puede agravarse con la actividad. Otros síntomas frecuentes son

Las pruebas de diagnóstico por imagen, como la radiografía de tórax, examinan los tejidos blandos y los huesos del cuerpo para averiguar si hay inflamación en la pared torácica. Estas imágenes también pueden ayudar a diagnosticar otras afecciones relacionadas, como la neumonía.

El tratamiento de las infecciones de la pared torácica suele centrarse en combatir la infección causante de los síntomas. A menudo se recetan antibióticos para ayudar a combatir la infección y reducir la inflamación.

Síndrome de Tietze

Las lesiones de la pared torácica, las enfermedades inflamatorias o infecciosas e incluso los tumores cancerosos o no cancerosos pueden provocar la aparición de un bulto en la pared torácica. La pared torácica está formada por hueso (esternón, costillas y columna torácica), cartílago y otros «tejidos blandos» como músculos, tendones, ligamentos, fascia (membranas), vasos sanguíneos, nervios, vasos linfáticos y ganglios. Cualquiera de ellos puede provocar la aparición de un bulto en la pared torácica. Además, los órganos subyacentes como el pulmón, el revestimiento del pulmón (la pleura) o las afecciones de la cavidad torácica (la cavidad pleural) también pueden provocar bultos en la pared torácica. NOTA: La Clínica de Lesiones Costales NO trata los Bultos en la Pared Torácica.

LEER MÁS  Quiron cerca de málaga

Depende de la causa del bulto en la pared torácica, pero junto con el bulto o la deformidad puede haber dolor asociado, hinchazón, inflamación (enrojecimiento), secreción, chasquido o alteración de la sensibilidad. Si son grandes, pueden limitar ciertos movimientos. El bulto puede desarrollarse rápidamente, como un absceso, o lentamente, o hacerse perceptible con una pérdida importante de peso o con determinadas actividades, por ejemplo una hernia pulmonar.

Publicaciones Similares