Lipofilling pecho efectos secundarios

Transferencia de grasa al pecho pros y contras

El lipofilling, también conocido como injerto de grasa autóloga, es una técnica reconstructiva mínimamente invasiva, en la que se utilizan las células grasas de la propia paciente para sustituir la pérdida de volumen creada por el tratamiento del cáncer de mama o anomalías congénitas.

Antes de que tenga lugar el procedimiento de lipofilling, su cirujano marcará las zonas que necesitan transferencia de grasa. Se le pedirá que muestre las zonas que necesitan reemplazo de volumen – su opinión es importante para nosotros, y le animamos a que comparta sus ideas.

La zona receptora presentará hematomas durante unos días. El volumen transferido a la zona receptora disminuirá visiblemente con el tiempo debido a la reabsorción; por eso es necesario repetir este procedimiento para conseguir un lipofilling de mayor volumen.

Para las pacientes que se han sometido a una reconstrucción mamaria en el pasado, el lipofilling puede utilizarse para lograr una mejor cobertura protésica y añadir el «efecto relleno». El injerto de grasa también puede utilizarse para corregir ondulaciones, defectos de contorno y reducir el efecto dañino de la radioterapia en la piel de la mama reconstruida.

Transferencia de grasa a los senos

tumorectomía. Las dudas sobre si el tejido adiposo puede favorecer el crecimiento de células tumorales residuales han suscitado inquietud en cuanto a la seguridad oncológica. Varios estudios in vitro han demostrado que el aspirado de adipocitos puede inducir el crecimiento de células tumorales. Massa et al. realizaron un estudio in vitro sobre la interacción del tejido adiposo derivado de procedimientos de lipofilling con células de cáncer de mama de varias líneas celulares y descubrieron que la proliferación de las células cancerosas aumentaba cuando se incubaban con lipoaspirado sin filtrar. También comprobaron que, en comparación, los fibroblastos de médula ósea no inducían un aumento significativo de la proliferación de células tumorales. Estos resultados sugieren que un componente del tejido adiposo puede contribuir al aumento de la proliferación. Este efecto no parece limitarse a las células de cáncer de mama (4). Perrot et al. comunicaron un caso inusual de recidiva de osteosarcoma que se produjo 13 años después del diagnóstico inicial y 18 meses después del lipofilling. No es habitual ver una recidiva de osteosarcoma tan tardía, y los modelos preclínicos confirmaron que los adipocitos o sus células progenitoras promovían el crecimiento tumoral del osteosarcoma (36). A pesar de estas pruebas procedentes de estudios in vitro, estos resultados no se han reproducido ni apoyado mediante estudios in vivo.

LEER MÁS  Liposucción abdominal sin cirugía

Opiniones sobre la transferencia de grasa mamaria

La transferencia de grasa para el aumento mamario parece una idea fantástica, pero ha tardado mucho en despegar en el Reino Unido. La razón es que nos preocupa que la inyección de grasa en la mama pueda tener efectos adversos, por ejemplo, que favorezca el cáncer de mama y dificulte su detección. Y creo que éstas son algunas de las cuestiones que han frenado a muchos cirujanos y pacientes. La realidad es que se ha hecho en todo el mundo durante los últimos diez años, y se ha vigilado muy de cerca a varios miles de pacientes para detectar signos de cáncer de mama. De hecho, se ha detectado cáncer de mama, creo, en una paciente de una cohorte de mil trescientas pacientes, y eso es menos cáncer de mama del que cabría esperar en una población normal. Así que no hay pruebas de que la transferencia de grasa haya aumentado realmente las tasas de cáncer. En segundo lugar, los tipos de cambios que se producen en los senos por el lipofilling no dificultan la detección del cáncer, no confunden las mamografías o las ecografías y, de hecho, no hay pruebas de que tenga ningún impacto en la detección de cánceres de reciente aparición.

Transferencia de grasa mamaria frente a implantes

El aumento mamario con injertos de grasa se utiliza como alternativa a los implantes mamarios. Sin embargo, no se ha realizado previamente una evaluación sistemática de las tasas de complicaciones tras el injerto de grasa utilizando sólo estudios con pacientes consecutivas. En este estudio, los autores recopilaron estudios que informaban de las tasas de complicaciones y los cambios radiológicos en pacientes consecutivas sometidas a aumento mamario estético con injerto de grasa.

LEER MÁS  Eliminar brazos de murcielago

Se incluyeron estudios que informaban sobre pacientes consecutivas sometidas a aumento mamario con injerto de grasa. Se extrajeron las tasas de complicaciones, los cambios radiológicos, las evaluaciones del Breast Imaging Reporting and Data System y el número de pacientes sometidas a cirugía de revisión. Las tasas medias de complicaciones y los cambios radiológicos se calcularon con métodos metaanalíticos.

Se incluyeron 22 estudios con 2 073 pacientes. Las tasas de complicaciones mayores fueron bajas (hematoma, 0,5%; infección, 0,6%; y seroma, 0,1%). Ninguno de estos pacientes necesitó cirugía de revisión. La complicación menor más frecuente fueron los quistes palpables en el 2,0% de los pacientes; el 67% de éstos se trataron con aspiración. Los cambios radiológicos en los pacientes tras el injerto de grasa fueron los siguientes: quistes oleosos, 6,5%; calcificaciones, 4,5%; y necrosis grasa, 1,2%. El riesgo de ser remitido para la obtención de imágenes radiológicas adicionales (por ejemplo, para excluir cambios malignos) fue del 16,4 por ciento, y el riesgo de ser remitido para biopsia fue del 3,2 por ciento.

Publicaciones Similares