Musculos de la barriga

Entrenamiento de los músculos abdominales

Los músculos abdominales sostienen los órganos abdominales y la columna vertebral.  Cuando los músculos abdominales se contraen, producen el movimiento de la columna vertebral para que puedas doblarte y girar, o mantienen la columna estable para que puedas mantenerte erguido. Esto se denomina «estabilidad central». Como los músculos abdominales se estiran sobre el bebé y el útero en crecimiento, pueden perder eficacia en sus tareas normales de apoyo y movimiento. Si no se ejercitan en absoluto, pueden estirarse demasiado cuando el útero se apoya en ellos. Después del parto, pueden ser incapaces de recuperar su longitud y forma originales.

Los abdominales son los ejercicios habituales asociados al entrenamiento abdominal. Son inadecuados e ineficaces durante el embarazo: ineficaces porque el estiramiento de los músculos abdominales les impide trabajar como lo hacían antes del embarazo; e inadecuados porque el ejercicio se realiza tumbada boca arriba. En esta posición, el bebé descansa sobre los vasos sanguíneos principales y puede bloquear el flujo sanguíneo, provocando mareos.

Músculo recto

Piense en el tronco como una columna fuerte que une la parte superior e inferior del cuerpo. Tener un tronco sólido crea una base para todas las actividades. Todos nuestros movimientos son impulsados por el torso: los abdominales y la espalda trabajan juntos para sostener la columna vertebral cuando nos sentamos, estamos de pie, nos inclinamos, recogemos objetos, hacemos ejercicio y mucho más.

Los músculos centrales son los que se encuentran en la parte profunda de los abdominales y la espalda, unidos a la columna vertebral o la pelvis. Algunos de estos músculos son el transverso abdominal, los músculos del suelo pélvico y los músculos oblicuos.

LEER MÁS  Postoperatorio hernia umbilical faja

Otro músculo que interviene en el movimiento del tronco es el multífido. Se trata de un músculo profundo de la espalda que recorre la columna vertebral. Trabaja junto con el transverso abdominal para aumentar la estabilidad de la columna y protegerla de lesiones o tensiones durante el movimiento o la postura normal. Las técnicas adecuadas de «fortalecimiento del tronco», aprendidas de un profesional sanitario cualificado, pueden favorecer la función combinada de estos grupos musculares. Ejercicios abdominales eficaces

Músculo transverso abdominal

En cada sesión de prueba, se utilizó la fotografía tridimensional de marcadores cutáneos abdominales para determinar la morfología macroscópica de un músculo abdominal representativo, el músculo recto abdominal. La capacidad funcional del grupo muscular abdominal se evaluó en función de la capacidad del grupo muscular para estabilizar la pelvis frente a una resistencia.

Se observaron aumentos en la anchura de la separación del músculo recto abdominal, su longitud y los ángulos de inserción a medida que avanzaba el embarazo. La separación del músculo recto abdominal se invirtió a las 4 semanas del parto. La capacidad de estabilizar la pelvis frente a la resistencia disminuyó a medida que avanzaba el embarazo y permaneció comprometida después del parto. La disminución de la función muscular abdominal fue paralela en el tiempo a las adaptaciones estructurales a medida que avanzaba el embarazo. Se observaron déficits funcionales continuados en paralelo con una resolución incompleta de las adaptaciones estructurales tras el parto.

La función muscular abdominal se ve afectada por las adaptaciones estructurales que se producen durante el embarazo. Dado que nuestros resultados mostraron que la capacidad de estabilizar la pelvis frente a la resistencia disminuye durante el embarazo y al menos 8 semanas después del parto, los ejercicios de los músculos abdominales deben elegirse con cuidado. [Gilleard WL, Brown JMM. Structure and function of the abdominal muscles in primigravid subjects during pregnancy and the immediate postbirth period.

LEER MÁS  Clinica quiron en malaga

Músculos centrales

El músculo recto abdominal, (latín: recto abdominal) también conocido como «músculo abdominal» o simplemente «abdominales», es un músculo recto par[1], separado por una banda de tejido conjuntivo en la línea media denominada línea alba. Se extiende desde la sínfisis púbica, la cresta púbica y el tubérculo púbico inferiormente, hasta la apófisis xifoides y los cartílagos costales de las costillas V a VII superiormente[2] Las inserciones proximales son la cresta púbica y la sínfisis púbica. Distalmente, se une a los cartílagos costales de las costillas 5 a 7 y a la apófisis xifoides del esternón[3].

El músculo recto abdominal está contenido en la vaina del recto, formada por las aponeurosis de los músculos abdominales laterales. La línea más externa y lateral que define el recto es la línea semilunar. Bandas de tejido conjuntivo atraviesan el recto abdominal, separándolo en vientres musculares distintos. En el abdomen de las personas con poca grasa corporal, estos vientres musculares pueden verse externamente. Pueden aparecer en grupos de dos a doce, aunque seis es lo más común.

Publicaciones Similares