Pechos tubulares y lactancia

Senos tubulares nhs

Las mamas tuberosas (o mamas tubulares) son el resultado de una anomalía congénita[2] de las mamas que puede darse tanto en hombres como en mujeres (véase también Hipoplasia), en una mama o en ambas. Durante la pubertad, el desarrollo mamario se ve obstaculizado y las mamas no llegan a desarrollarse de forma normal y completa. La causa exacta aún no está clara; sin embargo, un estudio realizado en 2011 sobre las células de las mamas de hombres y mujeres con mamas tubulares sugirió un vínculo genético en un trastorno de la deposición de colágeno[3]. Se cree que esta afección afecta a entre el uno y el cinco por ciento de las pacientes de aumento mamario[4]; sin embargo, se desconoce la proporción de la población general afectada, ya que no siempre se recurre a la cirugía.

La deformidad mamaria tuberosa fue descrita por primera vez por Rees y Aston en 1976[5], tras lo cual se desarrolló un método para clasificar la gravedad. La clasificación quirúrgica se refiere a las zonas de la mama afectadas y se divide en tres grados: principalmente en el cuadrante inferomedial (grado I), en los dos cuadrantes inferiores (grado II) o afecta a toda la mama (grado III)[6].

Causas de las mamas hipoplásicas

Los artículos de Verywell Family son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud familiar. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y tras actualizaciones sustanciales. Más información.

Las mamas hipoplásicas, también denominadas mamas subdesarrolladas, mamas tubulares o mamas con tejido glandular insuficiente, pueden contener muy poco tejido mamario capaz de producir leche materna. Los senos hipoplásicos pueden ser pequeños, delgados, con forma de tubo o muy desiguales. Pueden estar muy separados y la areola puede parecer muy grande.

LEER MÁS  Estiramiento recto del abdomen

La hipoplasia mamaria es algo con lo que se nace, y a medida que se crece el tejido mamario no se desarrolla completamente. Es posible que ni siquiera sepa que sus mamas están poco desarrolladas hasta que se quede embarazada y tenga un hijo. Durante el embarazo, es posible que las mamas hipoplásicas no cambien mucho. Después, tras el nacimiento del bebé, es posible que no se llenen de leche materna.

Sí, sigue siendo posible dar el pecho aunque tengas mamas hipoplásicas.  Dependiendo de la cantidad real de tejido mamario desarrollado que tenga, podrá producir suficiente leche materna para su hijo, pero podría ser un reto.

Mamas hipoplásicas pcos

¿Te preguntas si puedes dar el pecho si tienes los pechos pequeños o grandes? ¿O si tiene los pezones invertidos, planos o especialmente grandes? Puedes dar el pecho sin problemas, aunque es posible que necesites un poco de ayuda al principio. Acude a la clínica WIC de tu localidad para que te ayuden.

Mujeres de todas las tallas, con pechos grandes o pequeños, pueden dar el pecho con éxito. El tamaño y la forma de tus pechos no tienen nada que ver con la cantidad de leche que vayas a producir. El personal de tu centro de WIC puede ayudarte a encontrar la posición más cómoda para dar el pecho según tu tamaño.

Algunas mujeres tienen pezones que se vuelven hacia dentro en lugar de apuntar hacia fuera o que son planos y no sobresalen. Por lo general, una mujer con pezones planos o invertidos puede dar el pecho si sus pezones pueden apuntar hacia fuera. Si los pechos están demasiado llenos de leche o congestionados, los pezones pueden estar planos durante un breve periodo de tiempo.

LEER MÁS  Diferentes tipos de liposuccion

Los pezones invertidos o planos pueden dificultar a veces la lactancia. Pero recuerda que, para que la lactancia funcione, el bebé debe agarrarse tanto al pezón como a la areola. Esto significa que incluso los pezones invertidos pueden funcionar bien. A menudo, los pezones planos e invertidos sobresalen más a medida que el bebé se agarra al pecho.

Tratamiento de la hipoplasia mamaria

En general, el tamaño de las mamas no afecta a la cantidad de leche que se puede producir. El tamaño de la mama viene determinado por la cantidad de tejido adiposo que hay en ella (cuanto más grande es la mama, más tejido adiposo hay). La cantidad de leche que puedes producir viene determinada por la cantidad de tejido glandular del pecho.

Algunas madres presentan uno o varios de los signos físicos mencionados, pero no tienen problemas para producir toda la leche que necesitan.  Lo contrario también es cierto. Es posible que no tengas ninguno de estos síntomas y que tu producción sea escasa, en cuyo caso puede haber otras razones.

Si tomas medidas para producir toda la leche que puedas pero ves que sigue sin ser suficiente, tendrás que complementarla con leche materna de donante o leche artificial. La cantidad necesaria dependerá de la cantidad de leche que puedas producir.

Publicaciones Similares