Manicura brasileña

Uñas

Temas similares de artículo científico en Ciencias de la salud , autor del artículo académico – Ana Paula Jesus-Nunes, Tayne Miranda Moreira, Mychelle Morais-de-Jesus, Lucas Araujo-de-Freitas, Lucas C. Quarantini

El virus de la hepatitis C (VHC) es un problema de salud pública que afecta a unos 150 millones de personas en todo el mundo. La transmisión ocurre más comúnmente por el uso compartido de material de inyección para el consumo de drogas inyectables, transfusión de sangre y hemoderivados no analizados y reutilización o esterilización inadecuada de material médico, como jeringas y agujas.1 Sorprendentemente, en estas circunstancias, es habitual y un fenómeno cultural en Brasil visitar salones de belleza y retirar las cutículas de las uñas de manos y pies.2 Las manicuristas tienen poco conocimiento sobre las vías de transmisión y prevención de agentes infecciosos, a pesar del riesgo subyacente de un procedimiento invasivo que implica la manipulación de material biológico.3

Realizamos un estudio observacional, en el Hospital Universitario de la Universidad Federal en Salvador, Bahía, de 2010 a 2014, incluyendo 95 individuos con hepatitis C en lista de espera para trasplante hepático, con el objetivo de determinar la proporción de estos sujetos conscientes de su estado que habían compartido objetos punzantes al recibir el servicio de manicura, lo que se considera un comportamiento de riesgo para la infección. La mediana de edad era de 57,9 años y la mayoría eran hombres (81%) casados o con pareja estable. Los sujetos conocían su estado viral y se les preguntó si utilizaban o habían utilizado el equipo de manicura de otra persona; el 55,3% dio una respuesta afirmativa (Fig. 1).

LEER MÁS  Accesorios manicura

Manicura francesa brasileña

Dyanna Spa se complace en ser uno de los primeros salones de uñas de Nueva York en ofrecer a nuestros clientes masculinos la revolucionaria manicura brasileña con queratina. Este método de manicura garantiza la piel más suave y las uñas más fuertes.

El procedimiento sin agua utiliza guantes de plástico especialmente forrados para hidratar la piel y fortalecer las uñas. El uso de esta técnica antes de la manicura permite que sus manos reciban una hidratación profunda mientras sus uñas encuentran todo el alimento que necesitan para fortalecerse.

Este proceso natural de cuidado de las uñas ayuda a que éstas crezcan más. Es la solución perfecta para las manos curtidas, que han soportado duras temperaturas de frío o calor. Este tratamiento también está disponible para pedicuras.

Pedicura brasileña

No sin razón, Brasil es considerado uno de los principales países obsesionados con las cuestiones de belleza. Depilación brasileña, extensiones de pelo brasileñas, lifting brasileño… esto es sólo una pequeña parte de la gama de servicios que están a disposición de las bellezas de Brasil. Pero, ¿por qué es tan famosa su manicura? La mayoría de las veces, una manicura en casa significa que el esmalte estará por todas partes, excepto en las propias uñas 🙂 Y, por supuesto, la mayoría de nosotras lo consideramos un fracaso. Pero cuando se trata de una manicura brasileña, el esmalte manchado es en realidad una señal de que estás haciendo una buena manicura.

Se trata de una manicura más intensa. Después de remojar las manos con parafina y de pelarlas, el maestro retira a fondo la cutícula para que la superficie de la uña quede absolutamente limpia. A continuación, en lugar de aplicar el esmalte sólo en las uñas, se pinta también la piel que rodea la lámina ungueal para asegurarse de que la capa «fluye» hacia los bordes del lecho ungueal y así hacer la manicura más duradera. Al fin y al cabo, lo ideal es manchar esa pequeña zona libre cerca de la cutícula que dejan la mayoría de los maestros de la manicura, y que en el proceso de crecimiento de la uña se hizo aún más grande. Me recordó el proceso de cómo nos pintamos las uñas cuando éramos niños, el resultado es casi el mismo 🙂

LEER MÁS  Set manicura bebe

Manicura brasileña londres

La mayoría de las veces, las manicuras caseras acaban con esmalte por todas partes menos en las propias uñas. Solemos considerar esto un fallo del esmalte, pero si te haces la manicura brasileña, un trabajo de pintura desordenado es en realidad el signo de una manicura bien hecha.

Esta práctica forma parte de la manera en que los profesionales brasileños pintan las uñas de sus clientas. La piel que rodea las uñas se cubre a propósito con una capa de base transparente y luego con el tono de esmalte elegido, tras lo cual se retira el exceso de esmalte con un palito de naranjo y un algodón empapado en acetona. Esta forma desordenada de pintar el esmalte se hace para que quede debajo de las cutículas, y hace que la manicura dure más», explica Fernanda Lacerda, propietaria del salón Maria Bonita, una joya brasileña en Nueva York. También elimina el fino trozo de uña que suele quedar sin pintar durante una manicura en el salón de manicura de tu barrio y que sólo aumenta a medida que crece la manicura.

El otro paso que hace que esta manicura sea única es cómo se tratan las cutículas. Al igual que el infame método de depilación del país, todo se quita. Quitar la capa exterior de la cutícula suele considerarse controvertido porque esa piel extra está ahí para evitar que las bacterias se introduzcan en las uñas. «Si quitas el pliegue de la uña corres el riesgo de permitir que las bacterias se introduzcan bajo la piel y en la matriz de la uña, lo que podría provocar una posible inflamación e infección», afirma la cofundadora de TenOverTen, Nadine Abramcyk.

LEER MÁS  Esterilizador manicura

Publicaciones Similares